Colaboración de Krishnan Ramanujam, TATA consulting

Conduciendo a un mundo nuevo

Por Krishnan Ramanujam, Presidente, Business & Technology Services / Tata Consultancy Services

Hace casi 30 años, no podías conducir por una ciudad desconocida sin un mapa de papel a tu lado. Solo unas pocas personas tenían teléfonos celulares en ese entonces y algunos de ellos como el MicroTAC 9800X de Motorola, tenían nueve pulgadas de largo. Todo para decir que, incluso si pudiera pagar uno, no sería una experiencia manos libres y sin interrupciones.

Por supuesto, eso está muy lejos de hoy, donde ahora podemos hablar sobre el dispositivo de inteligencia artificial a bordo de nuestro automóvil, preguntar dónde está el restaurante italiano más cercano, escuchar cómo llegar allí y reservar una mesa, todo sin tener que levantar el teléfono y marcar. Y muy pronto, su automóvil se conducirá a su restaurante elegido.

Conducíamos a ciegas en 1989. Pero con la tecnología digital actual, manejamos en sentido figurado con los ojos bien abiertos, e incluso con los ojos en la parte posterior de la cabeza. Con los teléfonos inteligentes, contamos con información actualizada al minuto sobre exactamente dónde estamos, qué está sucediendo a nuestro alrededor, qué negocios queremos frecuentar que estén cerca, cuáles de los miembros de nuestra familia están cerca, y también la posibilidad de rastrear sus ubicaciones.

Pero estar armado con información actualizada es solo la mitad. Decirlo de esta manera comprende enormemente lo que ha cambiado en los últimos 30 años. No solo estamos armados con información, ésta nos llega cuando la necesitamos (es decir, cuando ese restaurante italiano está cerca), cómo la necesitamos (no tenemos que apartar nuestros ojos del camino para mirar nuestro mapa) y en formas en que podemos actuar eficientemente. 

Las herramientas digitales de hoy en día nos permiten actuar sin esfuerzo sobre esta información, con la ayuda de asistentes digitales basados ​​en inteligencia artificial como Alexa (Amazon), Siri (Apple), Google Now y Cortana (Microsoft). Simplemente decimos: «Reserve una mesa», en lugar de levantar el teléfono del automóvil, apresurarnos para encontrar el número del restaurante y luego apartar la vista del camino para hacer la llamada.

Es un ejemplo simple pero revelador de cómo la tecnología digital ha hecho nuestras vidas infinitamente más fáciles. Además, la tecnología ha estado nivelando el campo educativo en todo el mundo, especialmente en las economías emergentes. Sé esto de primera mano. En mi juventud a principios de la década de 1980, vivía en un pueblo muy pequeño en la India rural. No teníamos televisión ni teléfonos. La única forma en que podía descubrir regularmente lo que sucedía en el mundo era a través de un periódico en inglés.

Hoy en la misma aldea, los niños tienen acceso en línea a algunos de los mejores recursos educativos del mundo, a través de los llamados cursos masivos abiertos en línea (MOOC). Y debido a que tienen acceso a Internet, pueden recibir noticias de todas partes. 

La capacidad de obtener todo tipo de información con el clic de un mouse o (cada vez más) un comando de voz es sorprendente para aquellos de nosotros que recordamos cómo era la vida en la década de 1980 y antes. Actualmente está impulsando una enorme innovación digital.

Se podría decir que los consumidores han impulsado gran innovación en las tres revoluciones industriales anteriores. Pero creo que esta cuarta revolución, a la que nos referimos como Business 4.0™, es diferente, especialmente en términos de lo que la impulsa. Si bien las necesidades de las empresas y los gobiernos impulsaron la revolución informática de los años 50 y 60, los consumidores han estado en el asiento del conductor desde los albores de la red mundial a principios de los 90.

Se debe a que desde entonces se han unido un gran número de tecnologías fundamentales: una forma de vincular a las personas con Internet (la web); la red de datos celulares; teléfonos inteligentes hace una década; IA accesible, Big Data y computación en la nube para potenciarlo.

Piense en ello como el Sistema de Autopistas Interestatales de EE. UU., que floreció en las décadas de 1950 y 1960, y desencadenó una ola de negocios de consumo que atendía al viajero automotriz: cadenas de restaurantes, hoteles y moteles, parques de atracciones y mucho más.

Encontrar formas para que la tecnología digital entregue conocimiento y hacer que los consumidores actúen sin esfuerzo, ahora está impulsando enormes cantidades de innovación en empresas de todo el mundo, tanto antiguas como nuevas. No puedo imaginar volver a esos días de los años 80 y 90, cuando conducir un automóvil en una ciudad desconocida era una aventura desgarradora en un mundo nuevo.

Por Juan Carlos

Periodista enfocado a TICs desde hace más de una década. Investigando ando UNAM, DGTICS

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: