La infraestructura de Tecnologías de Información (TI) propia dejó de estar en el presupuesto de las organizaciones modernas. Por sí solos, los servidores físicos, el espacio ocupado, las obras civiles y los sistemas subyacentes consumen enormes recursos. Es aquí donde la tercerización de Infraestructura como Servicio (IaaS, Infrastructure as-a-Service) surge como la solución estratégica capaz de eliminar los gastos de capital en TI.

En la búsqueda de un mejor desempeño comercial, las organizaciones modernas están utilizando a las TI como un diferenciador estratégico que las separa de sus competidoras y las impulsa a ser más innovadoras, ágiles y rentables.

Sin embargo, a medida que realizan cuantiosas inversiones de capital en hardware para centros de datos (representadas en sistemas de almacenamiento, procesamiento y redes), las empresas también experimentan serias dificultades al gestionar eficientemente tal infraestructura. Los elevados costos de mantenimiento y soporte han elevado los costos a niveles insostenibles.

Además, el aumento de la complejidad ha resultado en una infraestructura que muchas veces no se puede escalar para satisfacer las crecientes demandas.

Los departamentos de TI en las organizaciones enfrentan el desafío de encontrar un modelo más eficiente para evitar el gasto y la complejidad que suponen la compra y gestión de hardware y equipos para el centro de datos.

FLEXIBILIDAD, ESCALABILIDAD Y ECONOMÍA

La Infraestructura como Servicio representa un innovador modelo de consumo de TI mediante el cual un proveedor externo ofrece poder cómputo, ancho de banda y almacenamiento sobre una base flexible, económica y escalable que se aprovisiona y administra a través de internet.

Con la Infraestructura como Servicio los departamentos de tecnología ya no tienen que preocuparse por aumentar la capacidad instalada comprando hardware y demás recursos de cómputo, ni capacitar al personal en nuevas tecnologías. Tampoco tienen que realizar mantenimiento a equipos, actualización de sistemas o pagar facturas por consumo de energía.

Cada recurso de TI se ofrece como un componente de servicio por separado y las organizaciones solo tienen que alquilar determinado recurso durante el tiempo que lo necesiten pagando una cuota mensual, en lugar de requerir una inversión inicial de capital.

Una vez tomada la decisión de pasarse a IaaS, su entorno le parecerá muy familiar, ya que prácticamente coincide con los despliegues locales, lo cual ofrece una curva de aprendizaje más baja.

NIVELES DE SERVICIO

En ese camino, la Infraestructura como Servicio puede implementarse mediante Acuerdos de Niveles de Servicio que establecen el nivel acordado de calidad incluyendo tiempos de respuesta, disponibilidad y personal asignado, entre otros aspectos.

IaaS es ideal para ejecutar bases de datos y aplicaciones empresariales de misión crítica y para solucionar problemas complejos que implican millones de variables y cálculos. Usted solo paga por la infraestructura que requiera, cuando la necesite.

Además de reducir drásticamente los gastos en consumo de energía, capacitación de personal, gestión y mantenimiento, la Infraestructura como Servicio aumenta la eficiencia y reduce la complejidad, aspectos claves en esta época de negocios disruptivos.

Cada recurso de TI se ofrece como un componente de servicio por separado y las organizaciones solo tienen que alquilar determinado recurso durante el tiempo que lo necesiten pagando una cuota mensual, en lugar de requerir una inversión inicial de capital.

Lo que anteriormente debía adquirirse y mantenerse a altos costos, hoy simplemente se alquila. Es así como la IaaS se ha convertido en un servicio de fácil implementación que le permite a las organizaciones anticipar y evolucionar de manera rentable y flexible en un entorno de negocios altamente cambiante.

Deja un comentario