Streaming, el ganón de la pandemia