Casi nunca sentimos que las noticias de tecnología apliquen a nuestro entorno, a no ser que se trate de algún gadget, o un nuevo software que de una pauta de un pequeño cambio de lo que hacemos en las redes socio digitales.

Pero pocas veces lo hemos sentido con tanto miedo como el ataque del empresario restaurantero de Polanco, que el fin de semana conmociono la CDMX y que hizo evidencia que la tecnología, también se usa para el mal en algunos ejemplos, no solo en Cambridge Analytica donde la manipulación mediática fue el tema, aquí hablamos de lo que tenemos en nuestras manos cuando usamos un celular y la responsabilidad que le damos a estas empresas de rastrearnos por seguridad.

Debemos resaltar el modus operandi de los delincuentes y el bajo presupuesto que tenían para ejecutar su crimen, solo dos mil pesos! Podemos resolver de modo que para lograr sus fines debieron ubicar al sujeto y marcar una tendencia de recorrido por donde ellos además del seguimiento pudieran saber ecactamente si pasa por ahí, la respuesta sin duda estará en los celulares que encontraron a los sujetos agresores, no son herramientas de espionaje como pensábamos en el pasado son solo las herramientas que tenemos y que al menos en la CDMX funcionan muy bien.

Solo necesita usted acceder a este enlace para darse cuenta que si hay una rutina establecida de traslado, sirvase usted mismo : timeline.google.com

una vez que se haya dado cuenta que su rutina está siendo ya trazada por Google se dará también cuenta que mientras viaje con el dispositivo puede ser rastreado externamente o con un dispositivo nuevo.

Por si fuera poco, los dispositivos que ya tienen ese fin de la secrecía en función o no de la seguridad ya están preparados para situaciones similares, por ejemplo el siguiente básico de Amazon México

Claro no hay de asustarse, pero recuerde que No solo Google tiene tus rutas, la información que guarda Facebook, incluye los lugares donde has estado y quienes de «tus amigos,» frecuentan los mimos sitios con una correlación, pero también de gustos y de tipos de hábitos de consumo de todo tipo.

No podemos satanizar a Facebook así como así; gracias a el medio de comunicación como herramienta se han podido documentar, por ejemplo las elecciones en países de América latina, donde antes no había la posibilidad de tal «telepresencia» aunque fuera parcial pero que abriría finalmente las puertas de una versión en las redes socio digitales.

Por Juan Carlos

Periodista enfocado a TICs desde hace más de una década. Investigando ando UNAM, DGTIC

Deja un comentario