• ZENVIA enumera las principales competencias para mantener el crecimiento de la empresa.

Ciudad de México, Junio, 2022.- Con los retos económicos derivados de la pandemia de COVID 19, las empresas tienen que ser creativas para no cerrar sus puertas. Pero la creatividad es sólo una de las cualidades necesarias para mantener el negocio en marcha. En este momento, una mirada empresarial se convierte en un gran diferencial para que la marca gane notoriedad y la preferencia de los clientes.

De acuerdo con el Banco Mundial, con datos hasta febrero de 2021, a nivel mundial cerca de 65% de las empresas ajustaron sus nóminas laborales reduciendo sueldos y en una cuarta parte de las compañías las ventas cayeron 50%. En México, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), cerca de 1.6 millones de negocios cerraron de forma definitiva entre octubre de 2020 y julio de 2021.

En los últimos años ha habido una explosión de empresas tecnológicas que empezaron de forma pequeña, como ZENVIA, una plataforma de customer experience que permite a las empresas crear experiencias únicas para sus clientes finales, y han escalado paso a paso hasta conseguir sus propósitos de diversas formas, llegando incluso a salir a bolsa. Este avance ha sido posible gracias a la visión empresarial de los directivos, que aprovechan cualquier oportunidad para crecer, especialmente en tiempos de crisis.

Cassio Bobsin es un ejemplo en este sentido. “Siempre tuve algo dentro de mí que me movía y sabía que quería liderar una transformación. Así que cada vez que veía una puerta para crear el futuro, entraba. Cuando encontré el propósito y éste me encontró a mí, todo cobró sentido”, afirma el CEO de ZENVIA.

Para ser empresario, hay que estar al tanto del movimiento del mercado y conocer las necesidades del público objetivo. Si el crecimiento de la empresa se estanca, es un indicio de que es necesario cambiar de rumbo. Con esto en mente, ZENVIA ha enumerado seis prácticas que pueden transformar el negocio y hacer que una empresa despegue o sea capaz de sortear dificultades planteadas por un contexto económico o social específico.

1. Ser innovador

Los problemas surgen constantemente, por lo que hay que desarrollar la creatividad para resolverlos más rápidamente. Una forma de ejercerlo es observar las tendencias y adoptar una postura más proactiva, analizando lo que se puede utilizar en el negocio. Mantener la mente abierta a lo nuevo y tomar decisiones más flexibles también es importante para ser innovador. Pero hay que ser cuidadosos, pues la innovación no consiste únicamente en crear, sino que se trata de crear para resolver un problema específico asociado a la empresa.

2. Buscar la mejora continua

Es importante no conformarse ni siquiera cuando se alcanza el nivel deseado. La búsqueda de nuevos conocimientos es fundamental para que la empresa siga el ritmo de los cambios en el mundo empresarial. Ningún partido está ganado, y para mantenerse en la cima es necesario mejorar las habilidades y estar en constante evolución para alcanzar la excelencia.

3. Hacerse notar en Internet

Hoy en día la mayoría de la gente vive con un teléfono móvil en la mano para navegar durante horas por Internet. Tener una página web, redes sociales y blogs institucionales se ha convertido en algo obligatorio para las empresas que quieren atraer y fidelizar a sus clientes. La presencia digital se aceleró durante la pandemia y la tendencia es que se utilice cada vez más la tecnología para contactar con los consumidores. Pero estar presente en Internet no es sólo comunicar en el mundo digital. Es ser virtual con los propósitos y valores de la empresa de forma personalizada, teniendo en cuenta a cada una de las personas que componen su audiencia.

4. Conocer a fondo al público objetivo

El camino hacia el éxito consiste en conocer a fondo a las personas que se verán afectadas por los mensajes, productos y servicios. Un recurso muy utilizado es la creación de buyer personas, una representación ficticia lo más fiel posible de lo que sería un cliente ideal para la empresa, basada en datos reales. Para ello, la empresa debe obtener información mediante herramientas como la investigación de mercado. Entre los datos más importantes que hay que identificar están: los objetivos, los dolores, los retos y las preocupaciones, los comportamientos y las motivaciones.

5. Plan de negocio

Un plan de negocio bien definido servirá de puente para perfilar las metas y alcanzar los objetivos a corto, medio y largo plazo. Sin embargo, debe actualizarse constantemente para que la empresa pueda seguir la evolución del mercado. 

6. Invertir en tecnología

Es esencial reservar una parte del presupuesto para invertir en tecnología. Con la digitalización de los procesos hay varias soluciones disponibles para diferentes tipos de empresas. En el comercio minorista, por ejemplo, los directivos han estado utilizando plataformas de customer experience para mejorar la experiencia del consumidor. De forma automatizada, las herramientas ayudan a desencadenar campañas de marketing, a resolver problemas y a atraer clientes, entre otras ventajas. No debe olvidarse que el espíritu empresarial y el desarrollo tecnológico van de la mano.

Por redakthor

Deja un comentario