Por Wellington Lordelo, Gerente Senior, Segment Marketing en Equinix

El concepto del metaverso se remonta a décadas, pero la emoción a su alrededor nunca ha sido más alta de lo que es ahora. Facebook puso la pelota en marcha cuando anunció su nueva marca Meta, lo que indica que basará el futuro de la compañía en el metaverso. Después de esto, muchos otros anuncios de metaverso siguieron en rápida sucesión. Más recientemente, Microsoft habló sobre su adquisición planificada de Activision Blizzard diciendo que «proporcionará los bloques de construcción para el metaverso».

Es fácil entusiasmarse con las posibilidades del metaverso:

  • Los ingenieros automotrices pueden realizar pruebas de choque virtuales (no se necesitan maniquíes).
  • Los grandes minoristas se están expandiendo a bienes virtuales y criptomonedas. 
  • Las compañías de juegos están introduciendo recompensas virtuales que se pueden vender por dinero real o guardar en billeteras / bancos criptográficos.

Sin embargo, si el metaverso va a ser tan transformador como Internet y las redes inalámbricas móviles antes de él, y no veo ninguna razón por la que no lo haga, las empresas deben hacerse algunas preguntas serias sobre cómo van a llegar allí. El metaverso es la tecnología del mañana, y no podemos lograrlo utilizando la infraestructura de TI de ayer. Hasta que las empresas se liberen del enfoque tradicional de TI y lo reemplacen con una infraestructura digital modernizada y distribuida, no podrán ofrecer la verdadera promesa del metaverso.

Raja Koduri de Intel argumentó que escalar un cómputo persistente, inmersivo y en tiempo real a nivel mundial para admitir el metaverso requerirá una eficiencia computacional 1,000 veces mayor de lo que puede ofrecer lo mejor de la actualiadad (state of the art ),  y es difícil estar en desacuerdo con su evaluación. Para representar avatar’s de manera realista en un mundo virtual y permitir a los usuarios interactuar con objetos y otros avatar’s en ese mundo virtual, todo en tiempo real, se requerirán cantidades de datos verdaderamente alucinantes para capturar, transmitir, analizar y actuar con una latencia extremadamente baja. Hemos visto a las empresas lograr esto para demostraciones y un pequeño número de primeros usuarios, pero todavía hay mucho más por hacer antes de que el metaverso pueda generalizarse.

El metaverso es el futuro, pero ese futuro depende de la infraestructura digital

Los «verdaderos creyentes» del metaverso parecen asumir que las actualizaciones de infraestructura necesarias simplemente caerán en su lugar como el resultado natural del progreso tecnológico. Cuestiono esta línea de pensamiento: las empresas ciertamente tienen la oportunidad de implementar una infraestructura digital lista para metaverso, pero deben ser proactivas para hacerlo realidad.

El Índice de Interconexión Global (GXI) Volumen 5 incluye datos sobre cómo las organizaciones de todo el mundo están aumentando el ancho de banda de interconexión a medida que trabajan para abordar sus desafíos más apremiantes. Los datos de GXI pueden ayudarnos a comprender cómo una infraestructura digital optimizada, una que reúne e interconecta capacidades físicas y virtuales de cómputo, almacenamiento y redes, junto con aplicaciones avanzadas y servicios en la nube, puede ser una fuente inigualable de ventaja competitiva.

Además, el GXI muestra cómo los líderes digitales están enfatizando los tres componentes de la infraestructura digital: el núcleo digital, el ecosistema y el borde. Cada componente de la infraestructura digital tiene un papel que desempeñar en la habilitación del metaverso.

El núcleo digital: A través de los silos

Las arquitecturas de TI tradicionales se basaban en centros de datos centralizados y aislados; todas las transacciones fluyeron a través de estos centros de datos, independientemente de dónde se iniciaron. El núcleo digital de hoy en día es diferente: solo ciertas cargas de trabajo críticas deben implementarse en las instalaciones en el núcleo, pero incluso estos sistemas locales pueden ser adyacentes a la nube, lo que les permite aprovechar los servicios de nube transformacionales de forma rápida y sencilla. Además, los entornos centrales digitales permiten modelos OPEX, que pueden ayudar a las empresas a equilibrar sus sueños metaversos con sus realidades financieras.

El ecosistema digital: Trabajar en equipo para superar desafíos

Construir el metaverso es un desafío demasiado grande para que una empresa piense en emprender solo. La entrega de las capacidades y la capacidad que exige el metaverso requerirá un ecosistema de socios que trabajen juntos. Este ecosistema incluirá proveedores de servicios en la nube que ayudan a escalar rápidamente la computación y permiten una migración de datos rápida y confiable, proveedores de servicios de red que ayudan a eliminar cuellos de botella y virtualizar funciones clave, y socios de interconexión neutrales para el proveedor que reúnen todo el asunto.

El borde digital: Encontrar a los usuarios donde están

La implementación de infraestructura digital en el borde es un paso clave para hacer posible el metaverso. Según el GXI, las ubicaciones de borde son el puente entre los mundos virtual y físico; las empresas implementan infraestructura en estas ubicaciones para acercarse lo más posible al mayor número posible de usuarios.

Cuando los conjuntos de datos son tan grandes como los creados por el metaverso, mover esos datos de un lado a otro entre los usuarios y los centros de TI centralizados crea niveles inaceptables de latencia. La infraestructura en el perímetro permite que los datos permanezcan locales, manteniendo así la latencia manejable.

Por redakthor