Errar es humano, automatizar es divino

Robert Calva García, Management & Automation Business Development Manager, Red Hat Latin America

Prueba y error. Arriesgarse, intentar, repetir y aprender. Al inventar el foco de luz, Thomas Edison descubrió también 2.000 formas de no crearlo, este es quizás el ejemplo más claro y famoso de los avances en la historia de la humanidad basados en la prueba y el error. Más de cien años después, el proceso sigue siendo similar: surge una idea y se recae en la prueba y error para poder llevarla a cabo. ¿Qué cambió en todo este tiempo? La automatización.

A través de la historia hemos desarrollado la habilidad de mejorar procesos y, gracias a ello, avanzar a las siguientes generaciones. El descubrimiento del fuego provocó que los humanos pudieran cocinar sus alimentos, reduciendo los parásitos y patógenos que se encontraban en los alimentos crudos; pero también brindando la posibilidad de instalarse en un mismo lugar a pesar de las estaciones climáticas. La penicilina redujo las infecciones y salvó incontables vidas durante la Segunda Guerra Mundial. Pero fue la Revolución Industrial el motor que lo impulsó todo, el primer paso hacia la verdadera automatización de procesos.

Así como la historia confió en la automatización para dar el siguiente paso evolutivo, en Red Hat vemos en la automatización de TI el camino hacia la transformación digital y la industria 4.0. Las exigencias de la industria y los cambios a los que se enfrenta de una forma cada vez más acelerada, obligan a las empresas a adoptar transformaciones y agilizar procesos.

Al adentrarse en esa vorágine, las personas deben resolver un mismo problema una y otra vez, cayendo en una rutina. ¿Qué ocurre cuando resolvemos el mismo problema, de la misma forma y siguiendo los mismos patrones? Se incurre en el error y se frena el avance real. Son esos errores, de los cuales ya aprendimos, los que queremos evitar y de esa forma optimizar procesos y ahorrar tiempo a la vez que se innova en perspectiva de desarrollo y seguridad operativa.

Red Hat Ansible Automation es la herramienta que permite coordinar los entornos empresariales de manera eficaz; la plataforma gestiona la tecnología de Ansible elegida por miles de empresas y automatiza las tareas de TI complejas que la conforman, como la gestión de configuraciones, la preparación de sistemas, la coordinación de flujos de trabajos y la gestión de ciclo de vida.

Hay mucho que podemos aprender sobre los errores del pasado, pero es momento de avanzar hacia el futuro y poner la atención en lo que nos queda por descubrir. Red Hat Enterprise Linux es un ejemplo del poder evolutivo de la automatización y los beneficios de procesar grandes volúmenes de información y tareas con una plataforma responsiva. RHEL solía invertir mucho tiempo en la elaboración de scripts complejos, y hoy la asistencia de la automatización para cubrir tareas diarias de la gestión de sistemas operativos se volvió necesaria sobre todo en ambientes generales y complejos.

La automatización es considerar todas las áreas, operativas (cloud, redes, seguridad), el desarrollo y el cross con los procesos. Es construir un proceso complejo e integral que logre eliminar el peso de pensar constantemente en las tareas monótonas y repetitivas que se deben llevar a cabo en el día a día. Nos permite hacer foco en la meta basándonos en el sistema operativo y el servicio final al apoyarnos en la AI que ha servido para distinguir problemas y que cuenta con la misma automatización para resolverlos. Todo ello, con la menor intervención humana posible.

Con Ansible Automation Platform es posible interactuar con sistemas de seguridad específicos como firewalls. Podemos hablar de SecOps y de roles ya existentes, es un ecosistema de partners certificados donde trabajan en conjunto generando contenido reutilizable dentro del hub de automatización. El agilizar estos procesos significa definir archivos y códigos, acelerar políticas de cumplimientos y dar marcos de referencias automatizados.

Todo comenzó con el concepto de prueba y error y si bien continúa siendo un pilar importante en la búsqueda del conocimiento y la innovación, hoy podemos hacerlo en un ambiente controlado y limitar aquellos errores innecesarios. Ansible Automation permite codificar los procesos organizativos y convertirlos en flujos de trabajo automatizados y controlados, lo cual mejora la gestión de los recursos. Además, posibilita el etiquetado de estos recursos para poder identificar quién los creó, cómo y cuándo lo hizo y qué se ejecuta o qué se ha implementado en ellos.

Con Red Hat Ansible Tower se cubren muchas de las funciones que antes terminaban en el equipo de operaciones, así los desarrolladores obtienen acceso a las capacidades que necesitan. De esta manera se convirtió en la ventana a la distribución de software de forma segura para el desarrollo y las operaciones en la empresa. Combinar cada engranaje del canal de distribución de software con la implementación de Red Hat Ansible Tower representa una gran ventaja y una notable diferencia en cuanto a la seguridad.

Automatizar es abrazar los avances e innovar en la forma en que las empresas se mantienen actualizadas para encarar la transformación digital. Red Hat acompaña ese proceso, que está arraigado en el ADN del Código Abierto y la esencia de la compañía. Planificar, probar, implementar, mantener o actualizar la infraestructura de la empresa, el soporte de Red Hat trabajará con cada miembro de la organización para obtener el mejor resultado. La historia nos enseñó que debemos aprender de nuestros errores para no volver a cometerlos, pero también nos dejó un camino marcado que se basa en la colaboración y el trabajo en equipo. Gracias al poder del intercambio colectivo de conocimientos que ofrece una suscripción a Red Hat Ansible Automation, las empresas pueden avanzar con mayor rapidez y seguridad al futuro. Porque después de todo, errar es humano, automatizar es divino.

Deja un comentario