Según una encuesta* de Avast, líder mundial en productos de seguridad digital, la mayoría de los mexicanos, (55%) se conectan a redes Wi-Fi gratuitas en áreas públicas, mientras que solo una pequeña minoría (6%) usa una solución VPN (red privada virtual) que encripta y protege su conexión Wi-Fi. La cantidad de personas que se conectan al Wi-Fi público sin protección puede aumentar ya que Google anunció recientemente que llevaría Google Station, la plataforma pública de Wi-Fi de Google, a México.

 

Google Station ahora está disponible en más de 60 ubicaciones en la Ciudad de México y en todo el país, incluidos aeropuertos, centros comerciales y estaciones de transporte público. El plan de Google es llegar a más de 100 ubicaciones para fines de 2018, brindando a los mexicanos más oportunidades de conectarse en la marcha. Si bien la conexión a Wi-Fi pública es conveniente, existen riesgos de privacidad y seguridad involucrados, que los usuarios deberían considerar.

 

La conexión Wi-Fi pública sin VPN es una de las mayores amenazas para la seguridad móvil. Las redes públicas de Wi-Fi son un punto de entrada fácil para que los ciberdelincuentes ataquen y la mayoría de los usuarios no se dan cuenta de que toda la información personal transferida a través de redes Wi-Fi abiertas y desprotegidas, se vuelve vulnerable. Además, hay un mayor número de ciberdelincuentes que operan redes falsas con la intención de recopilar y explotar los datos de cualquier dispositivo conectado a esa red y, a veces, es difícil para un usuario distinguir la diferencia: estos atacantes pueden usar el mismo nombre o similar para su red fraudulenta, protegida por el mismo nombre de usuario y contraseña.

 

“Se sabe ampliamente que las redes Wi-Fi abiertas sin contraseñas no son seguras, sin embargo, en realidad, la mayoría de los usuarios se conectan, sin tomar medidas para protegerse. Con una VPN, los usuarios pueden proteger fácilmente su privacidad “, dijo Cristian Gallardo, Gerente Regional de Avast para América Latina. “Descubrimos que tres de cada cinco mexicanos prefieren redes de Wi-Fi públicas gratuitas que no requieren registro o una contraseña para conectarse y solo el 6% de los encuestados dijeron que usaron una VPN para protegerse cuando se conectaban”.

 

El propósito de usar una VPN es proteger los datos valiosos para que no caigan en las manos equivocadas, así como anonimizar las actividades en línea. Una VPN crea una conexión cifrada segura y canaliza el tráfico a un servidor proxy. La conexión encriptada protege los datos personales, evitando así que los atacantes accedan o incluso alteren las comunicaciones a través de Internet, especialmente protegen la información cuando los usuarios se conectan a zonas Wi-Fi inseguras en áreas públicas, como cafeterías, aeropuertos y hoteles.

 

Para defender a los usuarios, Avast ofrece Avast SecureLine VPN, que protege las conexiones de Internet de los usuarios con encriptación de grado militar y oculta su dirección IP, esencialmente haciéndolos invisibles para los ciberdelincuentes, ocultando el historial de navegación de los usuarios, para evitar que alguien más monitoree su comportamiento en línea. Avast SecureLine VPN está disponible para smartphones y tabletas Android en Google Play y para dispositivos iOS en la App Store de Apple.

 

* La encuesta en línea fue realizada en febrero de 2017 entre los usuarios de Avast.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *