El tras-humanismo, la máquina mejora al hombre